domingo, 15 de febrero de 2009

Reflexión con Efecto Moiré


Untitled from David Martos on Vimeo.

Introducimos en las vídeo-locuras a la taza gijonesa. Para puristas: me dí cuenta de que no era la camisa adecuada antes de grabar el vídeo, ¡pero no tenía tiempo de planchar otra!

16 comentarios:

teo dijo...

Vas mejorando los videos, este me ha gustado mucho.

Y no, no creo que todas las empresas de comunicación estén haciendo lo que deberían para reconciliar a "la población civil" con el periodismo.

¿Cómo se hace eso?

Anónimo dijo...

Todo un punto la musiquina del final y la camisa...pues está muy bien,hombre!...en cuanto al periodismo sólo te puedo decir que echo de menos al reportero libreta en mano de antaño...y no soy yo mucho de mirar "p´atrás"...Uno oye de periodistas, enciende la tele y apetece apagar...No es periodismo todo lo que reluce.
Ánimo en tus pesquisas y cuestionamientos...
Huber

Patricia Simón dijo...

Hola David,

Me gusta el sosiego que transmites en este video. En cuanto a lo del debate, sinceramente no creo que los grandes obstáculos hoy en día para un correcto ejercicio del periodismo sean ni los salarios ni la seguridad del empleo. Para mi el gran problema del periodismo es el planteamiento general de por qué y para qué somos periodistas. Que unas buenas condiciones laborales siempre son deseables, de acuerdo. Pero no creo que esa sea la lucha más urgente. Como me decía ayer Walter Astrada, ganador del World Press Photo 2009, él es periodista para que nadie tenga la excusa de decir que no sabía lo que pasaba en Kenia, en Guatemala o en España. Y los medios se empeñan en tratarnos como si fuéramos tontos, dando por hecho que los acontecimientos importantes no lo son para la "masa".

El periodismo es la primera fuente de la historia, y no creo que para la historia sea más importante Esperanza Aguirre que la violencia machista en Guatemala que mata a cientos de mujeres al año.

Besos desde Gijón y espero volver a disfrutar muy pronto de tu compañía,

Patricia

Bomarzo dijo...

Varias cosas.
Una de carácter emotivo. La foto de tu perfil en el pasillo que va hacia el Peinador de la Reina, creo, me ha traído el aire frío y húmedo de mi ciudad.
Otra de carácter laboral. En relación a tu debate. Yo me he tenido que buscar la dignidad a un gabinete cuando lo que me puede es estar en la calle contando historias. Y, si me permites, amigo, quisiera aportar una pregunta más a tu debate: ¿hacemos nosotros lo posible para que las empresas nos valoren y de ese paso reconciliarnos con la sociedad?
La última de caácter técnico. Un gran vídeo. Marcas muy bien los tiempos y, deja que añada algo más, el final, con el dedo señalando la taza y y tú levantándote con l amúsica de fondo... Televisivamente genial.
Un saludo, amigo.

RAÚL SALGADO dijo...

De manifestaciones a tazas y reflexiones... ¿Quién se acuerda de los periodistas? Pocos... o nadie, la verdad. Así de triste. ¿Quién iba a decir que la camisa iba a acompañar tan poco? No te desanimes, jeje. Un abrazo!!!

Antonio Rull dijo...

No, porque las cuentas no les salen.

Respuesta tajante a un problema complejo, pero cuya solución no creo que esté en los despachos; el Periodismo nunca ha estado en los despachos y ahora tampoco es el momento de que lo esté. Lo malo de esto es que desde ellos sale que no tengamos que agobiarnos con facturas a final de mes, calidad de vida, y por tanto hagamos nuestro trabajo mejor, etc. etc.

El vídeo genial; el final, apoteósico :)

David Martos dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios.

Teo: ¿Cómo se hace eso? Creo que no es nada fácil. Se trata de un cambio de mentalidad importante, que debe dejar a un lado los beneficios... para conseguirlos a largo plazo. Y eso es dificilísimo.

Huber: Justamente eso es lo que tenemos que rectificar entre todos. En este país, los periodistas de las Transición estaban muy bien valorados... y eso se ha perdido. Algo habrá que hacer.

Patricia: Estoy de acuerdo... sólo en parte. Los periodistas debemos contar lo importante, sí, pero incluso para eso debemos contar con ciertas seguridades. ¿Puede alguien dejar su vida, dejarlo todo, sin un respaldo de un medio? O mejor dicho... ¿no es mejor dejarlo todo para contar qué ocurre en mil rincones del mundo contando con ese respaldo? Yo también estoy deseando volver a Gijón. :D

David Martos dijo...

Bomarzo: Gracias por tus comentarios sobre el vídeo. ¡Por supuesto que podemos hacer algo! No ser sumisos y exigir que se valore lo que hacemos... Darlo todo por nuestro medio, pero pedir a cambio que la empresa nos respalde y reconozca.

Raúl: Jajaja... Acordémonos de nuestro oficio, que está muy malito el pobre.

Antonio: El periodismo no está en los despachos, pero no está la cosa hoy como para andar a la intemperie. No porque no sean oportunos los valientes, siempre lo son; más bien porque el margen que las empresas les han dejado es cada vez más estrecho.

Rubén Regalado dijo...

Este oficio nuestro no necesita excusas para prostituirse, todos lo sabemos y no hace falta que cite ningún caso. Si encima existe una, y tan gorda como la crisis, imagínate.
Empresas, seguridad laboral, dinero... es un gran problema pero es un problema distinto a hacia dónde va y qué hace el periodismo. Probablemente los dos problemas se retroalimenten. Si tengo que mentir para mantener mi puesto de trabajo lo haré. No conozco a nadie capaz de pronunciar esa frase, pero sabemos que hay quien lo hace y en esta época probablemente más que antes. En la mano de quienes no estén dipuestos a hacerlo está el dejar en ridculo a aquellos que lo pidan y a aquellos que lo acaten.
Por otra parte, sobre los sueldos, y esto es una opinión personal, si fuera tan rico que no necesitase trabajar sería periodista.

David Martos dijo...

Quizá es ese el problema, Rubén. Que no hay nadie dispuesto a denunciar las malas prácticas... ¿por miedo a quedar fuera del círculo?

juanlu sánchez dijo...

Guau. Este post ha conseguido generar un debate serio. Estoy de acuerdo con el punto en común que hay entre lo que dice Patri y lo que tú le respondes. No tengo nada mejor que añadir, salvo que la próxima vez, te sirvas algo en la taza, que para eso te la hemos regalado ;)

nico dijo...

Me encanta tu forma de dar la hora!!! Que grande eres!!!

Y SI, por supuesto soy tu fan número uno allende los mares ^__^

El video me ha encantado... se te nota mucho más cómodo frente a la cámara, y el final... genial. Muy visual, y narrativo.

Sobre el debate, estoy contigo en que es NECESARIO unas condiciones mínimas de seguridad y "calidad de vida" para desarrollar tu trabajo, pero yo lo extiendo a TODOS los trabajos, de esta forma creo que Patri estará de acuerdo, sin unas condiciones laborales optimas, es imposible desarrollar ningun trabajo en condiciones... si estas pensando en que te van a echar, no vas a llegar a final de mes, trabajas demasiado... todo eso lleva a una mala calidad del trabajo (de periodistas, medicos, policias, profesores, camareros...)

PERO, no puede convertirse en una excusa para que las cosas siguen haciendose mal... Razonamiento tipo:"Cómo no tengo seguridad, hago lo que me mandan/puedo para salir del paso..."

¿Cómo hacerlo? Yo creo que depende en gran medida de nosotros, qué queremos hacer y cómo queremos vivir...

Pero yo, personalmente, creo que es una batalla dificil de ganar... yo, no quiero vivir en la precariedad laboral periodistica, prefiero emigrar... pero no por ello, dejo de creer en VOSOTROS.

Besos tokiotas

Nico

Carlitos dijo...

Ufff... en primer lugar partimos de la base de un hecho y es que, como decía mi abuelo: 'a cualquier trapo lo llaman camisa'. Vamos, que ahora cualquiera que diga o escriba algo es periodista. Personalmente, este debate debería trasladarse no sólo al ámbito periodístico, sino a otros, incluso al sistema que nos rige actualmente a todos.

Me ha encantado descubrir tu pagina y tus videos. Tienes un carisma en pantalla impresionante.
Un abrazo del conquense pesao del Facebook...

Carlitos.

PD: estabas jugueteando con un gancho de plástico de esos que sujetan cortinas de baño? XDDDD

marilink dijo...

Detrás de un video en el que sales muy bien, una reflexión no sólo acertada sino muy necesaria. Qué importa la camisa! :)

David Martos dijo...

Muchas gracias a todos, de verdad. Unos ojos y una cámara, y tantas palabras amables. Gracias.

Franesco dijo...

No había visto en su momento tu vídeo y he llegado a él gracias al blog de Pando...

Y planteo otra cuestión: ¿Están (estamos) haciendo los propios periodistas, al margen de lo que hagan las empresas periodísticas, "todo lo que podrían hacer" para reconciliarse con su profesión?