domingo, 1 de junio de 2008

El pesimismo de los optimistas

Podemos estar de acuerdo con él... pero sólo a medias. La tesis del presidente es muy clara, es básicamente la misma que maneja en torno a ETA: hay problemas que, si se exponen demasiado en la palestra pública, acaban agravándose. Y eso puede ser válido para el terrorismo, porque la exposición pública es lo que da confianza a los terroristas; sin embargo, cuando hablamos de una crisis económica, quien necesita confianza son los consumidores y empresarios...


Esta mañana, durante una entrevista con Montserrat Domínguez en la Cadena SER, José Luis Rodríguez Zapatero ha manejado ese argumento: "el pesimismo no crea un puesto de trabajo". Tampoco la falta de transparencia, me temo.

5 comentarios:

Raúl Salgado dijo...

Pues de eso hay para rato. Zapatero se encargó esta mañana de despejar constantemente los regates de Montserrat Domínguez. Hay temas que no convienen... y que aún depararán sorpresas. Motivos, pocos para el "optimismo".

Testigo dijo...

Creo que hay algo peor que "despejar" los balones de los periodistas... Es contraatacar asegurando que no es verdad, que en realidad NO hay portería...

Raúl Salgado dijo...

En efecto. Montserrat lo dejó clarito cuando Zapatero comenzó a rechistar: "Realismo", nada de opiniones. Hay crisis. Y punto.

Testigo dijo...

Ese apunte, esa palabra... ha estado muy bien.

Rubén Regalado dijo...

me sorprende de este fin de semana el anuncio de un paquete de medidas para paliar algo que no existe, si no hay crisis, a qué tantas medidas??