jueves, 5 de junio de 2008

La izquierda hipócrita

Los ministros de Interior de los 27 acaban de convertir el odio al diferente en ley. Un inmigrante sin papeles podrá ser retenido en los países de la Unión Europea hasta un año y medio, en un encarcelamiento efectivo, prácticamente ajeno a la mirada de los jueces. ¿Y cuál es la posición del gobierno español? ¿Qué ha dicho el gabinete de José Luis Rodríguez Zapatero, uno de los pocos referentes continentales de la izquierda?


Que era una directiva necesaria. Mi pregunta es: ¿qué estaríamos diciendo si el texto de la directiva europea hubiera sido firmado por el ministro del Interior de Mariano Rajoy? A veces vomito pelusas, como los gatos.

||||| Why we went to Irak, las razones a favor [vía Grave Error]
||||| Un interesante cursillo prematrimonial en No mires...

17 comentarios:

Eric dijo...

Es Guantanamo en Europa.

Espero poder renovar mis papeles a tiempo en enero!!!

El problema es el de siempre -- los inmigrantes no votan, así que nadie les va a proteger.

Testigo dijo...

Es otra de las herramientas, sí. Apartándolos del voto, los apartan también de las promesas electorales... Gracias por venir, Eric!

Anónimo dijo...

Se agradece la visión crítica, aunque sea usted fan de María Guerra.

:P

Testigo dijo...

Si usted leyese más a menudo este blog... sabría que aquí hay tanto crítica como alabanza... Ah! Y gracias por el comentario! [aunque sea usted detractor/a de María] ;)

Anónimo dijo...

Acabo de conocer su blog, lo incluyo en la lista de feeds para opinar con propiedad.

Edgar Rovira dijo...

Pues ya lo siento, David, pero no estoy de acuerdo contigo.

http://lodudomucho.com/?p=90

Testigo dijo...

Pues yo también estoy en desacuerdo contigo, Édgar... Los centros de detención no son la solución. Cada país debe adoptar las medidas fronterizas que crea convenientes, pero una vez que las PERSONAS están en nuestro territorio, deben ser tratadas como tales, con todos sus DERECHOS. Y en España, que yo sepa, tú y yo no podemos ser detenidos durante tanto tiempo sin aprobación judicial.

Anónimo dijo...

Creo que la medida trata de aliviar los sonrojos -y los costes de mantenimiento- que producen las imágenes esos "centros de acogida" tan tristemente famosos sobre todo en Canarias.

Pensándolo friamente, la coletilla "inmigrante" perdería su cuota en la sección de sucesos -a veces la única según los medios- y supondría un efecto disuasorio: "si vienes y te pillamos te pasarás 18 meses a la sombra".

Es decir, "la hemos cagado y a ver si con esto lo maquillamos un poco"

Rubén Regalado dijo...

no quiero hacer de defensor del diablo, de hecho estoy básicamente de acuerdo con David pero sí hay una lectura positiva en esto y es que la izquierda comience a superar sus complejos con la inmigración, puede lelgar a ser un problema y por tanto hay que abordar el asunto sin miedo, eso sí, esta no es la manera

Testigo dijo...

Rubén, tienes razón. Tradicionalmente, la izquierda no ha querido lidiar con las materias que parecían terreno de la derecha... pero... ¿a qué me refiero con la izquierda hipócrita? A que con una mano predica sus bondades y con otra aprieta los candados. Debate, sí. Ideas, sí. Eliminación de derechos, no, gracias.

Eric dijo...

La izquierda mira a las misma encuestas que la derecha y sabe que cuando hay crisis inminente el pueblo, tanto de la clase elista como de la obrera, echará la culpa a los extranjeros.

Ser duros con un grupo de personas -- con la excusa de proteger al trabajador doméstica -- es siempre muy fácil y barato. Es ley de vida. Pasa en todos los páises.

Lo que preocupa no son los centros de acogida donde pueden tratar a gente como prisoneros sin tener que concederles ni siquiera los mismos derechos que recibe un criminal, sino me preocupa la gran cantidad de extranjeros que han importado a este país para la construcción y se están quedando sin trabajo. Ya veo en mi barrio en el centro de Madrid a los nuevos homeless del este de europa.

No puedes forrarte a base de una burbuja en la construcción con una mano de obra baratísima y después mirar hacia el otro lado y echar la culpa a otros.

Los próximos años van a ser muy interesantes.

Testigo dijo...

Yo también vivo en el centro de Madrid, Eric. Yo también veo a esos nuevos homeless de los que hablas. Y cada vez que topo con alguno de ellos, no puedo evitar pensar que en los años 2000, "los lunes al sol"... los pasan personas de otras nacionalidades...

Raúl Salgado dijo...

Pues claro que los centros de detención no arreglan el problema. Estamos obligados a que un país y una Unión modernos agilicen procesos judiciales sobre temas tan delicados.

Dentro de España, todos somos iguales. Es retención ilegal, sin nada a favor o en contra del ciudadano.

No creo que "amenazar" a quien llegue sea remedio. El que está desesperado, huye de su país. Ya se exponen a bastante subiéndose a una patera. Por algo será.

La izquierda esgrime la igualdad y ahora respalda lo que dicen los popes europeos. Pero, claro, ¿qué diferencia hay hoy con la derecha en no pocas cosas?

Concuerdo en que las cosas se han ido de las manos entre la última legislatura de Aznar y la primera de Zapatero. Demasiado aluvión y control nulo.

¿Homeless? Puede. Si ya los servicios sociales no llegaban a la mayoría de casos autóctonos, imagínense con la cantidad de extranjeros que hasta en una ciudad pequeña como la mía residen.

drewig dijo...

Siempre ha pasado en época de vacas flacas...Hay que buscar culpables para sentirse mejor y quienes menos derechos y protección tienen más papeletas acumulan para acabar pagando los platos rotos. Qué pronto hemos olvidado que a nosotros también nos toco emigrar...

Testigo dijo...

Y que a nosotros, Drewig, nos protegían los derechos que protegían a los nacionales... ¿Por qué? Porque su política de inmigración se hacía en las fronteras, no en las comisarías.

ELENA ZAFRA LALLANA dijo...

El gobierno el hipócrita en este tema y también lo es con el asunto de la separación de la Iglesia y el Estado. ¿Cómo pudieron votar en contra de la supresión del crucifijo en actos oficiales y justificarlo en el Congreso sin que (casi) nadie se llevara las manos a la cabza?

Anónimo dijo...

Después de muchos días de reflexión, al fin me he animado a escribir en mi jardín algo sobre este post que, como siempre, tan bien has expuesto.
Saludos.
Bomarzo.