jueves, 24 de enero de 2008

Millones de Albertos (9M - 45)

Mi primera impresión al conocer la jugada de Rajoy fue pensar que lo que se había jugado... eran las elecciones. Y a medida que pasan los días, aumenta mi convencimiento de que las había perdido de antemano. La razón es muy clara: el conflicto Aguirre-Gallardón, el conflicto que le ha estallado en las manos al presidente del PP, es un enfrentamiento "por la derrota"; es decir, por quién se queda con las joyas de la abuela una vez que la buena señora pase a mejor vida. Y la señora, en este caso, fuma puros y se traga largas sesiones de ciclismo. Rajoy solucionó el tema de la herencia por la calle de enmedio: excluyendo a los dos hijos díscolos del testamento. La jugada parecía maestra para Esperanza Aguirre, ¡estaba exultante! Pero atención: cuando Rajoy pierda, el alcalde podrá decir que él no tuvo nada que ver; si Rajoy gana, Aguirre no pintará nada en el Gobierno central [habría sido suicida esta manera de impedir que Esperanza deje la presidencia de Madrid ... para que al final acabe siendo ministra]. La clave, en la papeleta de los millones de Albertos... cuya única razón para votar al PP es que en su seno pululan personajes como él. Quedan 45 días.

1 comentario:

joana abrines dijo...

¡qué ansias de elecciones veo en ti! En la última cena hablamos sobre ese y otros temas de política nacional. Pensé, sin decirlo, que eras el comunicador más conveniente para las próximas elecciones. Vuelvo a repetirlo en voz alta.