domingo, 30 de marzo de 2008

Al otro lado del pasillo

Comienza el juego. Desde esta semana, José Bono será el presidente del Congreso de los Diputados, el hombre de Zapatero en la Cámara Baja. El ex ministro de Defensa fue elegido para el cargo porque no pone nerviosa a la España conservadora, y su candidatura fue anunciada en otoño... precisamente para atraer votos de ese granero. Toda una operación política del presidente que culminará en apenas 48 horas. Sin duda, Zapatero ha tenido que sopesar los inconvenientes de la jugada: ¡y no son pocos! Está facilitanto que su rival político desde el año 2000, a quien privó de la posibilidad de llegar a La Moncloa por unos pocos votos, se convierta en la tercera autoridad del Estado. Y le está regalando un protagonismo mediático que había perdido desde que abandonó el Gobierno. ¿Es parte de la vieja estrategia? ¿"Si quieres hundir a tu enemigo, promociónalo"? Durante los últimos 4 años, el pasillo entre el Ejecutivo y el Legislativo fue difícil de vadear y, dado el perfil del aspirante, no abundan las razones para creer que esa brecha se acabará estrechando.

3 comentarios:

Daniel Rodrigo dijo...

Andá! Es verdad! Nunca me había parado a pensar en que esto es promocionar a su "rival" político... Cómo crees que saldrá esto? Es decir, ¿crees que alguno de los dos se verá especialmente beneficiado por esta decisión, o será un yogano-túganas?

Testigo dijo...

Creo que Zapatero se verá claramente beneficiado por la decisión... La presidencia del Parlamento, desde el momento en que te tienes que morder la lengua prácticamente sobre todo, no es un buen trampolín...

drewig dijo...

En cualquier caso, aunque no sea un buen trampolín, qué pesadez tener a Bono de presidente del Congreso!!! Con lo que le gustan a él los micrófonos....Seguro que está pensando ya en alguna frase para ensombrecer el "manda huevos" de Trillo...