miércoles, 14 de mayo de 2008

Otra cara triste de Zapatero

Eran las 3 de la madrugada, sonaba el teléfono de la redacción y un compañero decía: "hola, Ana, buenas noches... ¿dónde?". Eso siempre significa problemas. Entonces pensé que escucharíamos a los vecinos asegurando que el ruido había sido terrible. Supuse que los políticos harían efímeras condenas del terrorismo en breves entrevistas telefónicas. Se me ocurrió que quizá el lehendakari compareciese ante la prensa, que los grupos parlamentarios se reunirían en el Congreso de los Diputados. Que tendríamos que volver a lidiar con otra cara triste de Zapatero. Imaginé que saludaría a Rajoy en la escalinata del Palacio de la Moncloa, que la reunión no sería muy larga, que la unidad volvería a quedarse sólo en una palabra de 6 letras. ETA ha matado al guardia civil Juan Manuel Piñuel. Lo ha asesinado esta madrugada mientras hacía guardia en su garita. Y todo lo que yo pensaba cuando Juan Manuel se estaba muriendo... ha pasado y pasará. Y eso es malo, porque todo conducirá al mismo lugar...

||||| Javier Casal se fija también en la rutina del asesinato
||||| Edgar Rovira nos recuerda que, justamente hoy, ha reaparecido María San Gil

5 comentarios:

albertpelias dijo...

Tienes toda la razón. Parece que cuando hay un asesinato de ETA todo se repite, como si estuviese mecanizado. Las mismas palabras, las mismas ruedas de prensa...y al final las cosas se quedan como estaban. Hoy por lo menos me quedo con la comparecencia de Jose Antonio Alonso con todos sus compañeros del Congreso detrás. Ha sido un rayo de luz.

Nividhia dijo...

Cierto, pero es que esta repeteicion de actos es lo menos malo. Si ya se escupen unos a otros por salir en la foto, no sabemos que se dirian si no se la hicieran...

Testigo dijo...

Nividhia... Más allá de la rutina de la muerte, lo realmente triste es que, 24 horas después de la unidad y las condolencias, vuelve la guerra. Con foto o sin foto.

joana abrines dijo...

y yo me he entero a través de tu blog como un ser custodiado por otros quehaceres diarios. ¿es demasiado egoísta ocultarme en mi poesía?

Testigo dijo...

No sé, Joana... Quizá es mejor la poesía que la sinrazón. Pero también es mejor la información que la desinformación... ;)